¿Qué ver en TALLIN, Estonia?

Tallin, la capital de Estonia y a nuestro parecer una de las ciudades más bonitas y mejor conservadas de Europa. La siguiente entra sobre los lugares que ver en Tallin te ayudará a preparar un recorrido sin dejar fuera esos sitios imprescindibles que visitar en la ciudad.

La protagonista de hoy, tiene de un hermoso y pequeño casco antiguo, patrimonio de la Humanidad desde 1997, un destino perfecto para visitar, recorrer y disfrutar en un fin de semana diferente.

Sus torres, murallas, callejuelas y casas antiguas te llevarán de paseo a una época medieval.

Los 7 lugares mas importantes de Tallín

Hemos preparado una lista de los 7 lugares imprescindibles que ver en Tallin. ¡Empezamos!

1.    Plaza del Ayuntamiento

La plaza del Ayuntamiento es el corazón del centro histórico de la ciudad, y sin duda uno de los lugares más bonitos que visitar. Esta hermosa plaza tiene forma cuadrada y está rodeada de fachadas de edificios medievales, con todos sus colores característicos.

En la plaza no puedes dejar de visitar el ayuntamiento con estilo gótico construido en 1404, la verdadera joya del lugar. Cuenta con una torre de 64 metros desde la que podrás disfrutar de unas vistas únicas de la plaza y de todo el casco antiguo.

2.    Las Murallas

Las impresionantes y únicas murallas de más 2 kilómetros que rodean el casco antiguo de la ciudad, es otro de los lugares que no puedes dejar de visitar en Tallin.

En la antigüedad, para completar y reforzar la seguridad de la ciudad, se construyeron 35 inmensas torres de vigilancia de planta, uniendo los diferentes trozos de muralla. De estas 35 solo se conservan 25 con su característico tejado rojo de forma de cono.

La muralla contaba con seis puertas de acceso, de las que actualmente destaca la espectacular Puerta Viru, que más adelante te la mencionaremos.

3.    Miradores de Toompea

Los diferentes miradores de Toompea regalan de las mejores vistas de todo el casco histórico de Tallin y de las murallas y sus torreones, por esta razón es imposible dejar este lugar por fuera de los sitios que visitar en Tallin.

Te recomendamos muy personalmente subir por la bonita y autentica calle Pikk Jalg, que te llevará a la parte alta de colina (en la que se encuentra el barrio del castillo) por un camino único e inolvidable.

De esta zona de la ciudad destacan los miradores Kohtu y Patkuli. Desde el primero se puede disfrutar de unas increíbles vistas de la ciudad medieval en contraste con edificios modernos, mientras que, en el segundo, podrás disfrutar de una vista de todo el casco histórico, sus tejados rojizos y parte de la muralla.

En Toompea, además, podrás disfrutar de las catedrales de Alejandro Nevski y de Santa María, lugares que también merecen una visita.

4.    Pasaje de Katarina

Tallin tiene muchísimos sitios de época, pero el pasaje de Katarina o Santa Catalina, es uno de los mejores rincones congelados en el tiempo que podrás conseguir en el casco antiguo, por lo que forma parte de los lugares más bonitos e imprescindibles que ver en la ciudad.

Se trata de una calle abovedada y adoquinada que comunica las calles Vene y Müürivahe, y que forma parte del muro de un antiguo convento dominico y la cual podrás disfrutar en un tranquilo y poco concurrido paseo. La calle está adornada por artesano que trabajan piezas de vidrio, cerámicas.

5.    Catedral de Alexander Nevski

La espléndida Catedral Ortodoxa de Alexander Nevski, ubicada en la plaza del Castillo en lo alto de la colina de Toompea, tiene su puesto bien merecido en nuestra lista de lugares que visitar en Tallin, y te contamos porqué.

Esta catedral, Patrimonio de la Humanidad, fue construida entre 1894 y 1900 cuando Tallin y el resto de Estonia formaban parte del Imperio Ruso.

 En algún momento se pensó en destruirla ya que se quería eliminar cualquier recuerdo de esa época de la dominación rusa. Sin embargo y para suerte de los que ahora la podemos disfrutar, esto no se llevó a cabo. Y no solo que se conservó, sino que fue restaurada y actualmente luce magnífica y aún conserva sus características cúpulas.

Merece la pena no solo admirarla desde fuera, sino también entrar para ver su preciosa decoración y sus hermosas vidrieras, aunque solo podrás hacer eso, mirarlas, ya que está prohibido sacar fotografías en el interior.

6.    Calle Pikk

Caminar por el casco antiguo de Tallin, que además es Patrimonio de la Humanidad, es como caminar dentro de un mundo irreal. Sus rincones llenos de encantos, sus edificios medievales, y sobre todo la parte baja de la ciudad, forman parte de los mejores y más conservados de Europa, y en la calle Pikk encuentras gran parte de ellos.

En el número 71 de esta calle podrás conocer las casas medievales más famosas y antigua de la ciudad, conocida como las Tres Hermanas. Además de estas casas, también podrás encontrar edificios que fueron sede de los gremios de la ciudad.

El Old Hansa es un bar que nos encontraremos decorado de forma medieval donde poder tomar una buena cerveza.

Siguiendo hasta el final de la calle Pikk, se ubica una de las puertas de la muralla más bonitas; la Puerta Costera. Además también encontrarás la Torre de Margarita la Gorda, sede del Museo Marítimo, dos sitios que tampoco deberías dejar de visitar.

7.    Calle y Puerta Viru

El mejor lugar para entrar a la ciudad vieja y empezar a conocer todo lo que guarda es desde la magnífica puerta Viru, que impresiona con sus dos potentes torres medievales de tejado rojizo. Esta puerta es una de las más antiguas del siglo XIV que mejor se conservan.

Una vez cruces esta puerta te encontrarás con otro lugar de visita obligada, la calle Viru, la más comercial de la ciudad donde encontrarás muchas tiendas de souvenirs y restaurantes, y que te llevará directo a la Plaza del Ayuntamiento.

Esperamos que en tu visita a la increíble ciudad de Tallin puedas incluir los lugares que te hemos recomendado, cada uno tiene su propio encanto que merecen ser disfrutado al menos una vez en la vida.

2 comentarios

  1. Es impresionante, hace 2 años estuve alli de viaje y lo describes perfectamente. Un sitio maravilloso sin duda! Gracias por hacerme recordar este maravilloso lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *