SUPERAR EL MIEDO A VOLAR

Superar el miedo a volar no es fácil, se necesita de mucha valentía y práctica, pero es posible que lo logres con el procedimiento adecuado.

Hay personas que duran años en superar el miedo a volar y al hacerlo, lo ven como uno de los logros más difíciles de la vida.

Si eres capaz de identificar exitosamente la causa que produce la ansiedad, estará dando el primer paso para la recuperación. Es importante tener en cuenta que el miedo a volar no es una fobia única.

Por lo general las personas que tienen miedo de volar, sufren de claustrofobia y temen quedarse encerrados en el avión. Todo depende de los acontecimientos pasados de la persona o si viene de una experiencia traumática.

¿Qué desencadena el miedo a volar?

Comprender los desencadenantes

Nuestros miedos a volar tienen desencadenantes, que son pensamientos, imágenes, sensaciones y recuerdos a los que nos hemos sensibilizado.

Una persona que está sensibilizada a ciertas sensaciones corporales puede temer las turbulencias o el despegue y aterrizaje normales. Y alguien que teme a las alturas podría aterrorizarse pensando en volar a muchas millas sobre el suelo.

La lista de desencadenantes es larga: turbulencias, despegues, aterrizajes, terrorismo, choques, angustias sociales o estar demasiado lejos de casa.

Algunas personas temen el fuego, la propagación de enfermedades a través del sistema de aire, usar los baños o la violencia en un avión.

Otros tienen un «mal presentimiento» sobre su huida, temen que sus ansiedades predigan de alguna manera una catástrofe.

Detrás de las fobias y el miedo de volar

El denominador común de más del 90 por ciento de los que tienen fobia a volar es el temor de sentirse abrumados por la ansiedad durante el vuelo.

Por lo general, las personas experimentan un pánico inesperado mientras vuelan, y luego temen que los síntomas aterradores regresen durante su próximo vuelo.

Estos pánicos generalmente surgen entre las edades de 17 a 34, alrededor del momento de un cambio de vida significativo, como un nacimiento, muerte, matrimonio, divorcio o graduación.

Es por eso que las personas con fobias a volar a menudo se preguntan por qué alguna vez pudieron volar con tanta comodidad. Muy pocos miedos a volar se originan en un vuelo traumático.

El miedo a volar es bastante común, pero casi el 20 por ciento de la población informa que su miedo interfiere con su trabajo y su vida social. No es raro que los viajeros temerosos eviten las vacaciones y los ascensos laborales.

¿Cómo superar el miedo a volar?

Aprender lo que te hace enojar hace que sea más fácil apagarlo

Debes investigar qué te asusta y examina que ocasiona tú reacción de ansiedad. Su objetivo es identificar sus factores desencadenantes particulares, para que pueda controlar su miedo cuando los niveles de ansiedad son bajos.

Sube al avión con conocimiento.

La ansiedad se fortalece de la ignorancia y crece por los pensamientos “¿y si?” desesperados y catastróficos. Pero una vez que se vuelve informado, su «¿y si?» no la fortalecerás más.

Familiarízate con los hechos. No eliminarán tu ansiedad, pero te ayudarán a controlarla.

Anticípese a su ansiedad

Con esto nos referimos a que anticipa las sensaciones que experimentas antes del miedo. A menudo es la ansiedad más intensa que experimentará durante su vuelo, pero no es un indicador preciso de cómo se sentirá durante el vuelo.

Con frecuencia es mucho más grande de lo que realmente experimenta.

Separe el miedo del peligro

Es difícil lograr la separación entre la ansiedad y el peligro, ya que su cuerpo actúa exactamente de la misma forma. Cerciorarse de catalogar su miedo como ansiedad.

Dígase a sí mismo que la ansiedad hace que sea más probable que ocurran sus pensamientos aterradores y recuerde que sentirse ansioso no significa que esté en peligro. Está seguro incluso cuando siente una ansiedad intensa.

Reconoce que no tiene sentido

La ansiedad se encarga de engañar al sentido

La ansiedad lo engañará haciéndole pensar que está en peligro cuando está perfectamente a salvo. Por instinto vas a evitar a toda costa estar en las alturas, pero si alimentas esos sentimientos estarás reforzando tú ansiedad.

Puedes burlar la ansiedad

Como regla general, haga lo contrario de lo que los sentimientos de ansiedad le dicen que haga. Debes luchar contra lo que te da miedo, pero debes aceptar lo incómodo que es tener ansiedad.

 Suaviza las cosas que chocan durante el vuelo

Para controlar la ansiedad cuando golpea la turbulencia, aprenda sobre los aviones y cómo están diseñados para manejar la turbulencia.

Concéntrese en controlar su ansiedad, en lugar de cuándo terminará la turbulencia o qué tan severa podría llegar a ser. Recuerda que estás a salvo.

Eduque a sus compañeros de vuelo sobre cómo ayudarlo

Otros viajeros necesitan saber qué le asusta y qué le ayuda más a sobrellevar la ansiedad durante un vuelo. Su tarea es tener claros sus factores desencadenantes y preguntar específicamente qué le resulta más útil.

Valora cada vuelo

Cada vuelo le brinda la oportunidad de facilitar el siguiente. Su objetivo es volver a entrenar su cerebro para que se vuelva menos sensible a los desencadenantes que lo desencadenan.

Conocer a fondo el mecanismo del vuelo

Las personas que no tienen experiencia en volar o tienen alguna asociación negativa previa es aprender cómo funcionan los aviones, se preguntan, ¿Por qué los objetos de metales pesados ​​como los aviones pueden despegar y volar?

El segundo grupo, propenso a la ansiedad, podría necesitar hipnoterapia, psicoterapia o terapia cognitivo-conductual.

Aquí la idea es identificar el ciclo alrededor de la ansiedad, cómo se acumula y continúa, cómo a veces puede generar sentimientos de pánico y, lo más importante, cómo lidiar con ellos.

Un enfoque es leer libros sobre los mecanismos de afrontamiento, otro es visitar a un médico. “Es posible que solo necesite una visita, no 100 años en el sofá con Sigmund Freud. Es muy tratable, pero si lo ignoras, tiende a no desaparecer ”

Superar el miedo a volar está en ti, sino decides hacer algo por afrontar ese miedo, seguirá estando presente sin ser superado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *