RUTA ESPAÑA, RUTA POR EL FARO MAS ANTIGUO DE ESPAÑA

Esta ruta tiene como destino tres localidades costeras coruñesas muy cercanas entre sí y que se encuentran en la costa cantábrica de Galicia, en las conocidas Rías Altas.

Comenzaremos el viaje por A Coruña, para seguir por Oleiros y Sada, tres villas con una larga historia, grandes paisajes y un valiosísimo patrimonio cultural que ofrecernos.

Ofrece al viajero todo tipo de incentivos turísticos: sendas de peregrinos, frailes, arrieros, monumentos megalíticos, castros, torres, monasterios, tradiciones, fiestas, sorprendentes balnearios o playas.

A esta increíble oferta se suma un entorno ecológico de primerísimo nivel. Donde se conjugan las más paradisíacas playas con acantilados, los más frondosos valles con escarpados macizos, la más exuberante de las vegetaciones con la más fina arena.

A CORUÑA Y EL FARO DE HERCULES

Esta bellísima ciudad es una península de 3 kilómetros de largo en donde nadie se siente forastero. Su atmósfera señorial y marinera ofrece maravillosos contrastes. Sus sólidos palacios de piedra conviven con las frágiles casas acristaladas. Su casco antiguo con la modernidad y sus numerosas iglesias románicas con la más vetusta sinagoga.

El faro romano de Hércules señalaba el emplazamiento de una privilegiada bahía y, quizás, el asentamiento de Brigantium, ciudad de los ártabros. Tan señero y emblemático edificio es conocido por todos como la torre símbolo de A Coruña, de Galicia y de la antigüedad. De ella se cuentan leyendas referidas al caudillo celta Breogán y a su hijo Ith, conquistador de Erín.

En la ciudad podemos visitar el museo arqueológico de San Antón. Ubicado en una fortaleza de los siglos XVI al XVIII perfectamente conservada. En ella indicar que exhibe destacadas colecciones de la prehistoria y la antigüedad: megalitos y otras piezas del castro de Elviña.

Ya en la ciudad vieja encontramos el jardín de San Carlos, construido entre las murallas medievales; laiglesia barroca de los Dominicos, que guarda la Virgen del Rosario, patrona de la ciudad; la pintoresca plaza de las Bárbaras, la casa de María Pita o la Colegiata de Santa María, por citar sólo algunos de sus más renombrados monumentos.

OLEIROS, un pueblo en medio del mar

Perteneciente ala comarca natural de As Mariñas, Oleiros forma, junto con el municipio de Sada, la lengua de tierra que se introduce en el mar y separa la ría de Betanzos de la bahía de A Coruña.

Su orografía es suave, con una ligera inclinación que abarca desde las pequeñas alturas de los montes Morzán, Castelo y Muiño hasta la costa, que ocupa todo el litoral derecho de la ría de O Burgo y la bahía de A Coruña. Ofrece, así, un gran contraste entre la costa y el interior.

La costa es recortada y con numerosas playas, aunque de poca extensión. La principal es la de Santa Cristina, en ladesembocadura de la ría, y también la más larga y concurrida. Le sigue la de Bastiagueiro, Bastiagueiro chico, Porto Cobo, Santa Cruz, Naval y Canido.

En Mera, a ambos lados del puerto pesquero, están los arenales de Santa Ana, Mera, Penatouro y Espiñeiro. Después de traspasar la punta de Mera, donde está el faro, se abren las ensenadas de Fontela y Canabal. Cerrando la bahía la punta de Seixo Branco, que recibe tal nombre por unas vetas de cuarzo blanco que se destacan en la negrura de las rocas.

De su patrimonio cultural destacan la iglesia románica de Dexo, consagrada por el arzobispo Gelmírez en 1108; el castillo de Santa Cruz, de 1594. El templo de Malanca y numerosos pazos –como los dos de Xaz, el de Arillo o el de Lángara- y cruceiros –como los de Dexo y Maianca-.

Un paraíso ecológico en el corazón de la SADA


Sada ocupa la orilla occidental de la ría de Betanzos. Se trata de un término municipal eminentemente costero con una suave sucesión de colinas por su límite occidental.

El relieve va descendiendo muy arrugado y variado hacia la ría, en la que se recorta una costa generalmente alta y acantilada. En ella se despliega la ensenada de Saday Fontán, con la playa de Sada y los puertos pesquero y deportivo.

Entre sus playas, al norte, podemos citar las de Cirro, San Pedro, Arnela y la de Sada, también llamada de Las Delicias.

No se conocen bien los orígenes históricos de la villa, pero de la época celta se han catalogado varios castros que pertenecían a la tribu de los Artabros.

De la época romana, además, se puede ver un ara en la iglesia de San Martiño de Meirás y la figura de un hombre con túnica en el muro del cementerio de Soñeiro. Según Carré Aldao, Natiniel, discípulo de Cristo, predicó el cristianismo en Sada.

En el aspecto monumental destaca el pazo de Meirás y son interesantes los detalles que se pueden observar en los de Sada, el castro de Samoedo, en las iglesias de Osedo y Meirás y en el cementerio de Soñeiro.

Entre el paseo marítimo y el núcleo urbano se conserva un curioso edificio modernista llamado La Terraza, que fue trasladado en 1923 desde el Relleno de A Coruña, en donde se había construido diez años antes. Hecho en madera, hierro y cristal, ha llegado a convertirse en una típica estampa local.

Por último, casi dentro del caso urbano Sada posee una zona de gran valor ecológico conocida como As Brañas. Son unas lagunas que se originaron al estancarse el agua del río de A Ponte y el arroyo Mayor en las cavidades producidas por la extracción de barro. Ocupan una superficie de cinco hectáreas y suponen una riqueza faunística y floral importante.

A CORUÑA, ciudad monumental


Ya de regreso y para culminar esta intensa ruta pasaremos de nuevo por A Coruña, ciudad en la que visitaremos múltiples monumentos. Lugares señeros llenos de vida y de antiguos edificios que nos susurrarán la historia que esconden sus vetustos muros de piedra milenaria.

Retomamos el itinerario coruñés por la antigua plaza de las Harinas, hoy llamada de Azcárraga. Donde la fuente de La Fama, el edificio barroco de Capitanía y el ábside de la iglesia románica de Santiago enmarcan el conjunto monumental. De aquí partían los peregrinos que seguían el‘Camino inglés’ de la Ruta Jacobea.

Para finalizar nuestra visita al casco antiguo de A Coruña se propone arribar a la plaza de María Pita, que se encuentra presidida por el edificio modernista que alberga el ayuntamiento, verdadero museo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *